Maike Hickson

Blogs

Abp. Viganò sobre el nuevo documento Fratelli Tutti del Papa: la hermandad contra Dios es “blasfema”

El arzobispo Viganò critica las declaraciones 'equívocas' de Fratelli Tutti que 'carecen de claridad' y rechaza una vez más el concepto novedoso de libertad religiosa introducido por el Concilio Vaticano II y que el Papa Francisco una vez más respalda ahora.
Wed Oct 7, 2020 - 4:30 pm EST
Featured Image

7 de octubre de 2020 (LifeSiteNews) - En comentarios a LifeSite (ver declaración completa a continuación), el arzobispo Carlo Maria Viganò critica enérgicamente las diferentes declaraciones de la nueva encíclica papal sobre la fraternidad humana, Fratelli Tutti, que parecen promover el indiferentismo religioso (la idea de que otras religiones agradan a Dios tanto como la fe Católica).

LifeSite se acercó al prelado italiano y le pidió que comentara algunas citas específicas del nuevo documento papal que parecen indicar una actitud de indiferentismo religioso y una falta de celo por convertir a otros al catolicismo. LifeSite presentó ayer estas citas en un informe inicial.

Al comentar algunas de las nuevas declaraciones papales, el prelado rechaza la afirmación del Papa Francisco de que "nosotros, los creyentes de las diferentes religiones, sabemos que nuestro testimonio de Dios beneficia a nuestras sociedades." Aquí, el Papa Francisco sugiere que una religión que no sigue a Jesucristo podría ser buena para la sociedad, excluyendo así las afirmaciones de Jesucristo como Rey de la sociedad, como el Papa Pío XI las había explicado en su encíclica Quas Primas de 1925. Tal hermandad, que por lo tanto se opone finalmente a Dios, ya que no reconoce la realeza de Cristo en la tierra, finalmente solo puede ser desagradable para Dios, según Viganò, sí, incluso "blasfema."

El prelado italiano presentó recientemente un análisis más amplio sobre cómo Cristo Rey no solo ha sido eliminado de la sociedad, sino también de la Iglesia Católica, a raíz del Concilio Vaticano II.

Además, el arzobispo Viganò critica las declaraciones "equívocas" de Fratelli Tutti (aquí hay un resumen de ese documento) que "carecen de claridad," y una vez más rechaza el nuevo concepto de libertad religiosa introducido por el Concilio Vaticano II y que el Papa Francisco una vez más ahora avala. Esta enseñanza sobre la libertad religiosa ha sido criticada recientemente tanto por el arzobispo Viganò como por el obispo Athanasius Schneider. No puede haber derecho a hacer lo que está mal, insistieron.

El prelado italiano lo deja claro: “Este concepto de libertad religiosa, que sustituye a la libertad de la única religión, la 'libertad de la religión Católica para ejercer su misión' y la 'libertad de los fieles para adherirse a la Iglesia Católica sin impedimentos del Estado' con licencia para adherirse a cualquier credo, independientemente de su credibilidad y credenda (lo que tenemos que creer) - es herético e irreconciliable con la doctrina inmutable de la Iglesia.” Continúa diciendo que el ser humano “no tiene derecho a equivocarse: la libertad de coerción explicada magistralmente por León XIII en la Encíclica Libertas praestantissimum no elimina la obligación moral de adherirse libremente solo al bien, ya que de la libertad de este acto depende su moralidad, es decir, la capacidad de uno para merecer una recompensa o un castigo."

Sobre la idea del Papa Francisco de que diferentes personas "beben de diferentes fuentes," mientras que los Católicos bebemos de la fuente de Jesucristo, el Arzobispo Viganò dice que "la única fuente de la que se puede beber es Nuestro Señor Jesucristo, a través de la Iglesia que Él ha establecido para la salvación de las almas." Rechazando este sentido de igualdad de las fuentes de las que bebe la gente, recuerda que otras fuentes en realidad no son buenas para la vida eterna del alma: “Aquellos que tratan de saciar su sed de otras fuentes no la sacian y es casi seguro que se envenenan a sí mismos."

Además, cuando se habla de la afirmación del Papa Francisco de que Dios ama a todos independientemente de su religión y que al final puede haber incluso "sorpresas," el arzobispo Viganò se indigna y señala que, por supuesto, el amor de Dios por nosotros es proporcional a cómo se corresponden nuestras vidas a sus mandamientos e instrucciones. Mientras Dios nos creó a todos y desea nuestra salvación, nuestras propias obras y nuestra fe serán finalmente decisivas: “En el orden sobrenatural,” escribe el prelado, “el amor de Dios por una persona es proporcional a su estado de Gracia, es decir que en la medida en que esta alma corresponda al don de Dios por la fe y las obras, mereciendo la recompensa eterna.”

Por eso, ante declaraciones papales tan ambiguas y engañosas, el arzobispo comenta: “Entre los que tendrán 'varias sorpresas,' en realidad habrá quienes crean que pueden adulterar la Fe y el Orden Moral con los desvaríos de los modernistas y la adhesión a las ideologías perversas del siglo, y se verá que lo que la Iglesia siempre ha predicado, y que la anti-iglesia niega obstinadamente, corresponde exactamente a lo que Nuestro Señor enseñó a los Apóstoles.”

Nosotros, como Católicos, debemos defender la singularidad de la fe, para incluir los dones sanadores y llenos de gracia de los Siete Sacramentos como medio de salvación. No debemos diluirlo ignorando el reinado social de Cristo, su reclamo sobre nuestra vida temporal aquí en la tierra, y planteando una hermandad que no se basa en la fe en Jesucristo.

Las siguientes son las respuestas del arzobispo Viganò a cada una de las citas encíclicas que le presentó LifeSite:

274. De nuestra experiencia de fe y de la sabiduría acumulada durante siglos, pero también de las lecciones aprendidas de nuestras muchas debilidades y fracasos, nosotros, los creyentes de las diferentes religiones, sabemos que nuestro testimonio de Dios beneficia a nuestras sociedades.

La proposición “nosotros, los creyentes de las diferentes religiones, sabemos que nuestro testimonio de Dios beneficia a nuestras sociedades” es deliberadamente equívoca: “hacer presente a Dios” no significa nada en sentido estricto (Dios está presente en sí mismo). En un sentido amplio, si se pretende “hacer presente a Dios mediante la presencia de una o más religiones” en contraposición a la “desviación de los valores religiosos” a que se refiere el punto 275, como parece sugerir el texto, la proposición es errónea y herética, porque pone al mismo nivel la Revelación divina del Dios vivo y verdadero con las “prostituciones,” como la Sagrada Escritura llama a las falsas religiones. Argumentar que la presencia de falsas religiones “beneficia a nuestras sociedades” es igualmente herético, porque no solo ofende a la Majestad de Dios, sino que también legitima la acción de los disidentes, atribuyendo mérito más que responsabilidad por la condenación de almas y por las guerras de religión librada contra la Iglesia de Cristo por herejes, musulmanes e idólatras. Este pasaje también es ofensivo porque implica clandestinamente que este "bien para nuestras sociedades" ha sido adquirido genéricamente "también aprendiendo de muchas de nuestras debilidades y fracasos,” mientras que en realidad las "debilidades y fracasos" son atribuibles a sectas y sólo indirectamente y “per accidens” a los hombres de Iglesia.

Finalmente, quisiera señalar que el indiferentismo religioso, promovido implícitamente en el texto Fratelli Tutti, que define como "un bien para nuestras sociedades" la presencia de cualquier religión - en lugar de "la libertad y exaltación de la Santa Madre Iglesia" - niega de hecho los derechos soberanos de Jesucristo, Rey y Señor de los individuos, de las sociedades y de las naciones.

Pío XI, en su inmortal encíclica Quas Primas, proclama: “¡Qué maravilla, entonces, que aquel a quien San Juan llama el 'príncipe de los reyes de la tierra' aparezca en la visión del futuro del Apóstol como aquel que 'tiene en su prenda y en su muslo escrito 'Rey de reyes y Señor de señores!'. Es Cristo a quien el Padre 'ha designado heredero de todas las cosas'; 'porque es necesario que él reine hasta que en el fin del mundo haya puesto a todos sus enemigos debajo de los pies de Dios y del Padre.' ”Y puesto que los enemigos de Dios no pueden ser nuestros amigos, la hermandad de los pueblos contra Dios no sólo es ontológicamente imposible, sino teológicamente blasfemo.

277. La Iglesia valora la forma en que Dios obra en otras religiones y “nada rechaza lo verdadero y santo en estas religiones. Ella tiene un gran respeto por su forma de vida y conducta, sus preceptos y doctrinas que ... a menudo reflejan un rayo de esa verdad que ilumina a todos los hombres y mujeres.” (Decl. Nostra aetate, 2)

La referencia al documento conciliar Nostra aetate es la confirmación del vínculo ideológico del pensamiento herético bergogliano con las premisas establecidas anteriormente por el Vaticano II. En las religiones falsas no hay nada verdadero y santo "ex se," ya que cualquier elemento de la verdad que puedan preservar es en cualquier caso usurpado y utilizado para ocultar el error y hacerlo más dañino. No se puede respetar a las religiones falsas, cuyos preceptos y doctrinas deben ser excluidos y rechazados en su totalidad. Entonces, si entre estos elementos de verdad y santidad Bergoglio quiere incluir por ejemplo el concepto de un solo Dios que debe acercar a los Católicos a quienes profesan una religión monoteísta, conviene aclarar que existe una diferencia sustancial e ineludible entre el verdadero Dios Uno y Triuno y el dios misericordioso del Islam.

277. Otros beben de otras fuentes. Para nosotros, la fuente de la dignidad humana y la fraternidad está en el Evangelio de Jesucristo.

La única fuente de la que se puede beber es Nuestro Señor Jesucristo, a través de la única Iglesia que Él ha establecido para la salvación de las almas. Aquellos que tratan de saciar su sed de otras fuentes no sacian su sed y es casi seguro que se envenenan. También es discutible que el concepto heterodoxo de dignidad y hermandad humana del que habla Fratelli Tutti pueda encontrarse en el Evangelio, lo que contradice claramente esta visión horizontal, indistinguible e indiferentista teorizada por Bergoglio. Finalmente, la especificación “para nosotros” es engañosa, porque relativiza la objetividad del mensaje evangélico a una forma personal de ver o experimentar las cosas y, en consecuencia, lo priva de su autoridad, que surge del origen divino y sobrenatural de la Sagrada Escritura.

279. […] Un derecho humano fundamental no debe olvidarse en el camino hacia la fraternidad y la paz. Es la libertad religiosa para los creyentes de todas las religiones.

La libertad religiosa para los creyentes de todas las religiones no es un derecho humano, sino un abuso desprovisto de fundamento teológico e, incluso antes de eso, no es ni filosófico ni lógico. Este concepto de libertad religiosa - que reemplaza la libertad de una sola religión, la "libertad de la religión Católica para ejercer su misión" y la "libertad de los fieles para adherirse a la Iglesia Católica sin impedimento del Estado" con la licencia para Adherirse a cualquier credo, independientemente de su credibilidad y credenda (lo que tenemos que creer) - es herético e irreconciliable con la doctrina inmutable de la Iglesia. El ser humano no tiene derecho al error: la libertad de coerción explicada magistralmente por León XIII en la Encíclica Libertas praestantissimum no elimina la obligación moral de adherirse libremente solo al bien, ya que de la libertad de este acto depende su moralidad, es decir, la capacidad de uno para merecer una recompensa o un castigo. El Estado puede tolerar el error en determinadas situaciones, pero nunca puede legítimamente situar el error al mismo nivel que la verdad, ni considerar a todas las religiones equivalentes o irrelevantes: el Magisterio condena el indiferentismo religioso, al igual que el relativismo religioso. La Iglesia tiene la misión de convertir las almas a la verdadera Fe, arrebatándolas de las tinieblas del error y del vicio. Teorizar un supuesto derecho al error y su difusión es también una ofensa a Dios y una traición a la autoridad vicaria de los Sagrados Pastores, que deben ejercer para el propósito para el cual fue establecido, y no para difundir el error y desacreditar a la Iglesia de Cristo. Es increíble que el Vicario de Cristo (se me olvidó: ¡Bergoglio ha renunciado a este título!) Pueda reconocer algún derecho a las religiones falsas, ya que la Iglesia es la Esposa del Cordero, y sería blasfemo pensar que Nuestro Señor podría tener más novias.

281. […] “Dios no ve con sus ojos, Dios ve con su corazón. Y el amor de Dios es el mismo para todos, independientemente de la religión. Incluso si son ateos, su amor es el mismo. Cuando llegue el último día y haya suficiente luz para ver las cosas como realmente son, nos vamos a encontrar bastante sorprendidos.” (De la película Papa Francisco: Un hombre de su palabra, de Wim Wenders (2018))

El uso de expresiones llamativas que carecen de claridad de significado es una de las formas que utilizan los innovadores para insinuar errores sin formularlos con claridad. La proposición "Dios no mira con los ojos, Dios mira con el corazón" puede ser, en el mejor de los casos, una expresión conmovedora, pero desprovista de valor doctrinal. Al contrario, nos lleva a creer que en Dios el conocimiento y el amor están disociados, que el amor de Dios es ciego y que, en consecuencia, la orientación de nuestras propias acciones no tiene valor a sus ojos.

La proposición "El amor de Dios es el mismo para todas las personas, de cualquier religión" es gravemente equívoca y engañosa, más insidiosa que una herejía descarada. Nos lleva a creer que la respuesta libre del hombre y la adhesión al amor de Dios es irrelevante para su destino eterno.

En el orden natural, Dios crea a cada persona con un acto de amor gratuito: el amor de Dios se extiende a todas sus criaturas. Pero toda persona humana es creada con miras a la adopción filial y la gloria eterna. Dios concede a cada uno las gracias sobrenaturales necesarias para que cada uno pueda conocerlo, amarlo, servirlo, obedecer su ley inscrita en el corazón y así llegar a abrazar la fe.

En el orden sobrenatural, el amor de Dios por una persona es proporcional a su estado de Gracia, es decir, en la medida en que esta alma corresponde al Don de Dios por la Fe y las obras, mereciendo la recompensa eterna. En los planes de la Providencia, el amor al pecador -incluidos el hereje, el pagano y el ateo- puede consistir en otorgar mayores gracias que toquen su corazón y lo conduzcan al arrepentimiento y la adhesión a la verdadera Fe.

 “Cuando llegue el último día y haya suficiente luz en la tierra para poder ver las cosas como son, tendremos varias sorpresas:” esta proposición sugiere que lo que la Iglesia enseña puede de alguna manera ser refutado en el día del Juicio Final. Entre los que tendrán “varias sorpresas,” habrá quienes crean que pueden adulterar la Fe y el Orden Moral con los desvaríos de los modernistas y la adhesión a las ideologías perversas del siglo, y se verá que lo que la Iglesia siempre ha predicado, y lo que la anti-iglesia niega obstinadamente, corresponde exactamente a lo que Nuestro Señor enseñó a los Apóstoles.

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo


  carlo maria viganò, catholic, español, fratelli tutti, pop francis

Keep this news available to you and millions more

Your gift will spread truth, defeat lies, and save lives


Share this article