Blogs
Featured Image
 Shutterstock

(LifeSiteNews) — El mes pasado, escribí un ensayo esperanzador para The European Conservative sobre la reacción violenta al movimiento transgénero en Europa. Desde Escandinavia hasta el Reino Unido, las autoridades médicas, los tribunales y los gobiernos están comenzando a darse cuenta de que la rápida aparición de la disforia de género como un fenómeno contagioso entre los jóvenes está provocando que un gran número de menores se conviertan en pacientes médicos durante toda la vida, dependiendo de bloqueadores de la pubertad y cirugías de reasignación de sexo en sus intentos desafortunados de cambiar de género y descubrir su “verdadero yo.”

Señalé en ese momento que el movimiento trans también enfrenta una oposición más dura en Francia. En septiembre, informé sobre una petición francesa firmada por más de 50 profesionales médicos, personal clínico, destacados académicos, expertos en derecho y educación, filósofos, sociólogos, psiquiatras, jueces y psicoanalistas franceses que excoriaba la ideología transgénero y la práctica de la cirugía de cambio de sexo y bloqueadores hormonales en niños. Fue un poderoso rechazo a los dogmas de nuestros tiempos contemporáneos y parecía señalar un cambio esperanzador, o al menos, tal vez, que el movimiento trans había alcanzado su culmen.  

A pesar del hecho de que en Francia las personas que se identifican como transgénero pueden tener su identidad de género reconocida por el gobierno francés, el tribunal francés más alto dictaminó que un hombre biológico que se “identifica” como una mujer transgénero no puede ser reconocido como la madre de un niño concebido con su esposa. Esto parece sentido común, pero en la era actual de locura, cualquier apariencia de cordura es una resistencia bienvenida contra la implacable campaña transgénero.  

Esta semana, sin embargo, trajo noticias decepcionantes. Un tribunal de apelaciones de Toulouse dictaminó ahora que un hombre que dice ser mujer tiene el derecho legal de ser identificado como la madre de su hijo. Para comprender cuán ridículo y desconcertante es todo esto, considere la forma en que Yahoo informó la historia 

Por primera vez en el sistema judicial francés, un tribunal de apelaciones ha reconocido el derecho de un transgénero de hombre a mujer, que ha concebido un niño con su sistema reproductivo masculino, a ser nombrado la madre en el certificado de nacimiento del niño. Esta pareja del departamento de Hérault – que inicialmente eran heterosexuales – dio a luz a varios hijos, el último concebido después de que su padre hubiera cambiado de sexo manteniendo su sistema reproductivo masculino. La niña nació tras el cambio de estado civil del marido, que se había convertido en mujer.

Este hombre, dicen los medios, “concibió un niño con el sistema reproductivo masculino (de ella).” Esa frase que tuerce el cerebro es un resumen sucinto de la psicosis en la que se hunde nuestra cultura. Y, por supuesto, es la pobre niña – a quien se le alterará su certificado de nacimiento retroactivamente – que se criará en este lío confuso. El registrador civil cuerdo que se negó a realizar los cambios originales, según Yahoo, se negó a reconocer “el estado materno solicitado por la mujer no gestante. En el estado civil de la niña sólo figuraba la madre gestante.”

Y trata, lector, de interpretar esta frase: “Como la pareja transgénero no fue reconocida como padre, la pareja de ella tuvo que adoptar a su propia hija biológica, como madre adoptiva.” Ahora, con el éxito de su caso judicial, otro tribunal activista decide que la realidad biológica es irrelevante para la identidad, y crea jurisprudencia consagrando otra premisa transgénero. Como dijo Yahoo: “Desde 2016, la ley francesa ha autorizado la reasignación de género sin reasignación de sexo que ha permitido la coexistencia de distintas realidades legales y biológicas.” Excepto, por supuesto, que esto es imposible.  

Inicialmente, me animó el hecho de que Francia parecía estar manteniendo la línea en algunas áreas, lo que indicaba que podría haber más empuje hacia atrás. Hay varios políticos populistas prominentes que han expresado su oposición a esta agenda, y los franceses tienen un historial de empujar hacia atrás contra la agenda LGBT – millones marcharon en París para oponerse al “matrimonio” entre personas del mismo sexo, por ejemplo. Pero en uno de los temas cruciales de nuestro tiempo, los tribunales se están poniendo del lado de los revolucionarios.  

La conclusión ineludible, cuando leemos historias como ésta, es que nuestra cultura no merece sobrevivir.

Featured Image

Jonathon Van Maren is a public speaker, writer, and pro-life activist. His commentary has been translated into more than eight languages and published widely online as well as print newspapers such as the Jewish Independent, the National Post, the Hamilton Spectator and others. He has received an award for combating anti-Semitism in print from the Jewish organization B’nai Brith. His commentary has been featured on CTV Primetime, Global News, EWTN, and the CBC as well as dozens of radio stations and news outlets in Canada and the United States.

He speaks on a wide variety of cultural topics across North America at universities, high schools, churches, and other functions. Some of these topics include abortion, pornography, the Sexual Revolution, and euthanasia. Jonathon holds a Bachelor of Arts Degree in history from Simon Fraser University, and is the communications director for the Canadian Centre for Bio-Ethical Reform.

Jonathon’s first book, The Culture War, was released in 2016.

0 Comments

    Loading...