News
Featured Image

(LifeSiteNews) — El presidente de la Fundación Rockefeller, Rajiv Shah, pide a los Estados Unidos que tome la iniciativa en la lucha contra una “crisis alimentaria inmediata y masiva” que afecta a muchos países en desarrollo.

Después de describir lo que “ya es una crisis” de pobreza en los países en desarrollo, Shah destacó el efecto perturbador de la invasión rusa de Ucrania y señaló la importancia del papel de este último como proveedor de trigo en su entrevista de Bloomberg Television con David Westin. Por ejemplo, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas “compra el 40% de su trigo” de Ucrania, según Sr. Shah.

Lo que es más, dijo Shah, es la “crisis de los fertilizantes, donde los agricultores de África ya no usan fertilizantes porque no están disponibles”, y agregó que “el 20% de ellos en realidad provienen de Rusia”.

Shah predijo que esta escasez de fertilizantes “provocará una crisis alimentaria aún mayor este verano y este otoño”.

La Fundación Rockefeller, cuya familia fundadora tiene un historial de dedicación a la eugenesia y continúa defendiendo el control de la población, sin duda ha dejado un camino de destrucción a través de sus iniciativas alimentarias, como la Alliance for a Green Revolution in Africa (AGRA), que financió en 2004.

Un informe de 2020, “False Promises: The Alliance for a Green Revolution in Africa (AGRA)” reveló que en los países seleccionados para el programa, el hambre extrema aumentó en un 30%.

Westin, junto con Mike Morning de Bloomberg, también señaló en un artículo posterior que la guerra “ha puesto en peligro las exportaciones de trigo, maíz, aceite de girasol y otros alimentos de Rusia y Ucrania que representan más del 10 % de todas las calorías comercializadas a nivel mundial, elevando los precios de los alimentos en los países de bajos ingresos que ya se están recuperando del daño causado por la pandemia en sus economías”.

Mientras Sr. Shah cree que existe una “responsabilidad global” para abordar la crisis alimentaria que requiere un “liderazgo concertado”, cree que Estados Unidos debería liderar el esfuerzo como el “líder incuestionable en materia de alimentos y hambre en todo el mundo” desde la Segunda Guerra Mundial.

“Espero sinceramente que se puedan tomar medidas de emergencia de manera bipartidista que restaure el liderazgo estadounidense para abordar este problema”, dijo Shah a Westin.

Shah pidió la financiación total del Programa Mundial de Alimentos, el posicionamiento previo de alimentos en lugares donde se espera una hambruna y una “acción de alivio de la deuda de emergencia” para los países en desarrollo altamente endeudados para que puedan “usar este dinero para comprar alimentos” para su pueblo.

El 24 de marzo, la Fundación Rockefeller anunció el lanzamiento de su nueva “Estrategia de Buena Alimentación”, en la que invertirá $105 millones para “apoyar un cambio en el gasto público y privado hacia alimentos que sean nutritivos, regeneren el medio ambiente y creen economías equitativas” alrededor del mundo. Al comentar sobre la necesidad del programa, Shah citó la invasión rusa de Ucrania como una contribución a una “crisis humanitaria global” alimentaria.

La iniciativa es incluir inversiones en métricas que midan la “huella” ecológica de la producción de alimentos, y también cambiará el “menú” de las grandes instituciones a alimentos que “benefician a las personas y al planeta”.

Si un artículo coescrito por la directora general de la Iniciativa Alimentaria de la Fundación Rockefeller, Sara Farley, sirve de indicación, la fundación apunta, entre otras cosas, a reducir el consumo de carne.

En el artículo publicado en la web del Foro Económico Mundial, ella y Sara Scherr citan un informe del Consejo Internacional de Expertos en Sistemas Alimentarios Sostenibles (IPES-FOOD) que no solo se refiere al sector cárnico como un “alto emisor” (en otras palabras, contribuyendo desproporcionadamente al cambio climático), sino que también considera que la carne tanto como el azúcar y el sal contribuyen a los “efectos negativos para la salud”.

La Fundación Rockefeller ya ha presentado su programa de reforma alimentaria en los EE. UU., lo que implica objetivos similares, en un informe titulado Reset the Table: Meeting the Movement to Transform the U.S. Food System (Reponer la mesa: Reunión del Movimiento para Transformar el Sistema Alimentario de los Estados Unidos)

La Fundación Rockefeller es uno de los mayores financiadores del mundo del control de la población basado en el aborto y la anticoncepción a través de grupos como el Population Council, que nació en 1952 en una conferencia dirigida por John D. Rockefeller III.

Según Dra. Susan Yoshihara, Ph.D., el Population Council se convirtió en “el nexo de todo el movimiento de control de la población, coordinando el trabajo de las Naciones Unidas, las fundaciones Ford y Rockefeller y la International Planned Parenthood Federation (IPPF)”.

Citando el libro “Fatal Misconception: The Struggle to Control World Population”, Yoshihara dijo que las transcripciones textuales de la reunión de la fundación Population Council, la “Conferencia sobre problemas de población”, mostraron que sus participantes buscaban abordar cuestiones sobre cuántas personas podría contener el mundo, junto con “si el ‘desarrollo industrial debe ser retenido’ de los países pobres y agrarios como la India”.

“Decidieron que las medidas radicales para reducir las tasas de natalidad estaban justificadas para evitar que la ‘civilización occidental’ se viera arrastrada por las crecientes demandas humanitarias de los países del Tercer Mundo”, dijo Yoshihara.

Comments

Commenting Guidelines
LifeSiteNews welcomes thoughtful, respectful comments that add useful information or insights. Demeaning, hostile or propagandistic comments, and streams not related to the storyline, will be removed.

LSN commenting is not for frequent personal blogging, on-going debates or theological or other disputes between commenters.

Multiple comments from one person under a story are discouraged (suggested maximum of three). Capitalized sentences or comments will be removed (Internet shouting).

LifeSiteNews gives priority to pro-life, pro-family commenters and reserves the right to edit or remove comments.

Comments under LifeSiteNews stories do not necessarily represent the views of LifeSiteNews.

0 Comments

    Loading...