News

“La enseñanza cristiana se interpretaría como actos delictivos,” advierten los Obispos canadienses sobre la prohibición de la terapia

Si el proyecto de ley C-6 se convierte en ley, los padres podrían estar sujetos a "enjuiciamiento penal" por conversaciones privadas con sus hijos, y se podría prevenir que las personas que buscan "salir de la transición,” vivan castamente o superen el trauma sexual.
Fri Oct 23, 2020 - 4:07 am EST
Featured Image

Read this article in English here.

CANADÁ, 23 de octubre de 2020 (LifeSiteNews) - Un proyecto de ley que prohíba la terapia para las atracciones sexuales no deseadas podría someter las "conversaciones privadas entre padres e hijos sobre cuestiones de sexualidad humana" a un "proceso penal,” advirtió la Conferencia Canadiense de Obispos Católicos en una nueva carta.

El proyecto de ley C-6 prohíbe la llamada terapia de conversión, que define se como “una práctica, tratamiento o servicio diseñado para cambiar la orientación sexual de una persona a heterosexual o identidad de género a cisgénero, o para reprimir o reducir la atracción o el comportamiento sexual no heterosexual.“

Según la Conferencia Canadiense de Obispos Católicos (CCCB), el proyecto de ley no deja espacio para la libertad religiosa en su idioma.

En una carta del 7 de octubre al gobierno canadiense, el CCCB enfatizó que los medios de conversión coercitivos o involuntarios no son éticos y no respetan la dignidad de la persona. Sin embargo, los Obispos argumentaron que el lenguaje del proyecto de ley está lleno de ambigüedades que podrían convertir la instrucción religiosa y las conversaciones privadas en ilegales y dificultar que las personas que buscan revertir las llamadas cirugías de "cambio de sexo" lo hagan. Evitaría que aquellos que buscan superar sentimientos intrusivos y no deseados accedan a la ayuda que desean.

El CCCB declaró: “Existe la posibilidad de que dentro de las familias, las conversaciones privadas entre padres e hijos sobre temas de sexualidad humana se consideren públicas y sujetas a enjuiciamiento penal, lo que a su vez plantea serias dudas sobre la legitimidad de la vigilancia gubernamental, la confidencialidad profesional y violación de la privacidad. Como principales educadores de sus hijos, los padres tienen derecho a criarlos de acuerdo con sus creencias religiosas legítimas y éticas. Cualquier intervención estatal no debe anular el derecho principal de los padres a cuidar de sus hijos y tomar decisiones para su bienestar.”

“Existe un peligro real de que las enseñanzas cristianas, religiosas y éticas con respecto a la sexualidad humana se interpreten como actos criminales,” advirtieron los Obispos Católicos. “El proyecto de ley podría incluso criminalizar ministerios y grupos Católicos, líderes religiosos o pastores que alientan a las personas con atracción por el mismo sexo a vivir castamente y de conformidad con las enseñanzas del Evangelio, los principios morales de la Iglesia Católica y los dictados de sus propia conciencia.“

Junto con la intromisión del gobierno en los asuntos privados de la familia, el proyecto de ley también es problemático porque no especifica cómo manejará el discurso público y la instrucción religiosa sobre sexualidad y género, haciéndolos vulnerables a la criminalización. No hay ninguna disposición en el proyecto de ley sobre creencias religiosas, filosofías o incluso estudios científicos sobre la sexualidad humana que puedan divergir de la ideología impuesta por el gobierno.

Si se interpreta literalmente, el proyecto de ley podría evitar que las personas reciban tratamiento médico de médicos, psicólogos, psiquiatras y otros expertos en salud mental porque obligaría a los profesionales médicos a retener terapias bajo pena de ley.

“Por ejemplo, las personas transgénero que deseen libremente salir de la transición podrían no tener acceso a la asistencia profesional necesaria para explorar esta opción. De manera similar, los médicos podrían verse inhibidos de defender un enfoque prudente y con apoyo profesional hacia los niños pequeños con disforia de género,” escribió el CCCB.

El CCCB no está solo en su lucha contra el proyecto de ley. La Comunidad Evangélica de Canadá también ha emitido su propia carta abierta al actual Ministro de Justicia y Fiscal General de Canadá, David Lametti. La carta de la EFC dice: “... [L] os términos‘ práctica, tratamiento o servicio,’ aunque a menudo se usan en un contexto médico o terapéutico, no están definidos en el Proyecto de Ley C-6 y pueden interpretarse y aplicarse de varias maneras. Tal como están redactados, estos términos podrían incluir grupos de apoyo buscados voluntariamente para aquellos que eligen vivir sus vidas de acuerdo con sus creencias religiosas."

Read this article in English here.


  bill c-6, de-transition, español, free speech, freedom of speech, homosexuality, sex change, sex change regret, therapy ban, transgenderism, unwanted same-sex attraction

Keep this news available to you and millions more

Your gift will spread truth, defeat lies, and save lives


Share this article