News
Featured Image
Masked woman recoils from a unvaccinated woman without a mask.9nong/Shutterstock

(LifeSiteNews) – Un nuevo estudio global realizado por investigadores de la Universidad de Aarhus en Dinamarca ha descubierto que las personas que están “vacunadas” contra COVID-19 albergan actitudes intensas y unilaterales de prejuicio contra sus amigos, familiares y vecinos “no vacunados”.

El estudio, realizado por Alexander Bor, Frederik Jørgensen y Michael Bang Petersen con una preimpresión publicada el 18 de febrero de 2022, examinó datos recopilados de ciudadanos de todo el mundo para determinar si las personas vacunadas y no vacunadas experimentaban actitudes dañinas entre sí en medio de la pronunciadamente polarizada respuesta al COVID-19 en todo el mundo.

Utilizando datos obtenidos de 10.740 encuestados en 21 países, los investigadores utilizaron “una medida estándar de reacciones de exclusión en las relaciones familiares” para cuantificar el grado de antipatía entre los vacunados y los no vacunados.

Antes de recopilar los datos, los investigadores habían hecho varias predicciones.

Los autores del estudio propusieron que los vacunados pudieran ver a los no vacunados como “incompetentes” o “poco fiables” por “creer información falsa” sobre las vacunas o por no “contribuir al bien colectivo al aumento del control de la epidemia”.

Mientras tanto, los investigadores sugirieron que aquellos que no fueron vacunados consideraron a los que sí lo hicieron como incompetentes o poco fiables por haber depositado una fe equivocada en los funcionarios de salud pública y “tener opiniones exageradas sobre los riesgos asociados al COVID-19”.

Sin embargo, a pesar de las predicciones sobre la antipatía mutua, los autores del estudio encontraron que la hostilidad proyectada entre los grupos era únicamente unilateral.

Según la investigación, “las personas vacunadas tienen una gran antipatía hacia las no vacunadas”, mientras que “la persona promedio no vacunada no tiene antipatía alguna hacia las personas vacunadas”.

Se encontró que el sesgo de los vacunados contra los no vacunados ocurre a una tasa “2.5 veces mayor que la de un objetivo tradicional: inmigrantes de Medio Oriente”.

“Esta antipatía refleja en parte las inferencias estereotipadas de que las personas no vacunadas no son de fiar, ni inteligentes, lo que hace que la antipatía parezca un prejuicio hacia otros grupos desviados”, se lee en el resumen del estudio.

Mientras los investigadores observaron “grandes antipatías en todos los grupos demográficos” entre quienes recibieron las drogas experimentales frente a quienes no las recibieron, los niveles de prejuicio fueron “hasta cierto punto más altos entre los encuestados que eran mujeres, con un alto nivel educativo, más ricos y mayores”.

El estudio concluyó que la evidente hostilidad hacia los no vacunados no se debe solo al miedo a contraer el coronavirus, por lo que los U.S. Centers for Disease Control and Prevention (los CDC – Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.) informan una tasa de supervivencia superior al 99,95% para personas menores de 50 años. En lugar de esto, el prejuicio “también activa estereotipos más fundamentales” similares a los que se oponen a los drogadictos y los enfermos mentales.

La investigación también encontró que las personas de países con “mayor confianza social”, cuya mayoría cree que “la mayoría de las personas son de fiar”, en realidad tenían más probabilidades de estar prejuiciados contra los no vacunados por haber violado las “normas sociales”, mientras que las personas de países más cautelosos tendían a mostrar menos prejuicios contra aquellos que elegían no tomar las drogas experimentales.

Según los investigadores, los resultados deberían ser tomados en cuenta por los líderes que han utilizado un lenguaje “moralista” para encuadrar la vacunación como un deber moral y condenar a los no vacunados.

Muchos líderes mundiales, incluido el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro canadiense Justin Trudeau y el presidente estadounidense Joe Biden, han afirmado que la vacunación con drogas experimentales, contaminadas por el aborto, es un “deber patriótico”, “lo correcto” , y un “bien público global”, al mismo tiempo que provocan indignación al insultar, amenazar y acusar falsamente a los no vacunados de prolongar la pandemia.

Los investigadores de la Universidad de Aarhus argumentaron que si bien “la comunicación moralista sobre el tema de la vacunación es una estrategia eficaz para aumentar la aceptación”, los resultados de su análisis llaman “la atención sobre el posible impacto negativo de dicha estrategia”.

El estudio señala que “las personas no vacunadas ya se sentían marginadas y fatigadas desde el comienzo de la pandemia” y afirma que “la desconfianza en el sistema político fue una razón fundamental para rechazar la vacunación”.

Además, con la sensación de que los no vacunados “se sintieron presionados” “en contra de su voluntad” a vacunarse por mandatos gubernamentales de arriba hacia abajo, vergüenza social y otras sanciones, “esta presión aumenta la desconfianza en el manejo de la pandemia por parte de los gobiernos”.

Para los investigadores de Aarhus, los datos resaltan los “costos” de la estrategia de vacunación contra el COVID-19 que enmarca la “vacunación como una obligación moral”.

“Sea comprensible o no, la antipatía que enfrentan los no vacunados puede exacerbar la marginación y la desconfianza”, señala el estudio.

Los investigadores han advertido que como individuos “que hacen caso a los consejos de las autoridades sanitarias condenan moralmente a quienes se niegan a vacunarse”, y quienes eligen tomar sus propias decisiones médicas “se sienten presionados contra su voluntad” para tomar un fármaco experimental no deseado, el “conflicto entre los que están vacunados contra el Covid-19 y los que no están, corre el riesgo de convertirse en una nueva división sociopolítica”.

El estudio que indica un creciente sesgo unilateral contra los no vacunados se produce cuando los ensayos de la vacuna contra el coronavirus nunca han producido evidencia de que las inyecciones detengan la infección o la transmisión, mientras que hay evidencia sólida que sugiere que los “vacunados” tienen la misma probabilidad de portar y transmitir el virus como los no vacunados.

Mientras tanto, la lista de eventos adversos reconocidos por la FDA relacionados con las inyecciones experimentales ha aumentado de reacciones anafilácticas graves a eventos trombóticos fatales, miocarditisinflamatoria del corazón y enfermedades neurológicas incapacitantes como el Síndrome de Guillain Barré, así como decenas de miles de muertes e incapacidades permanentes registradas.

El 1 de febrero de 2022, nueve académicos altamente acreditados han emitido un ensayo exhaustivo preimpreso que documenta una serie de resultados significativamente negativos resultantes de los mandatos de vacunas experimentales contra el COVID-19, los pasaportes y las políticas de discriminación basadas en el estado de vacunación.

Comments

Commenting Guidelines
LifeSiteNews welcomes thoughtful, respectful comments that add useful information or insights. Demeaning, hostile or propagandistic comments, and streams not related to the storyline, will be removed.

LSN commenting is not for frequent personal blogging, on-going debates or theological or other disputes between commenters.

Multiple comments from one person under a story are discouraged (suggested maximum of three). Capitalized sentences or comments will be removed (Internet shouting).

LifeSiteNews gives priority to pro-life, pro-family commenters and reserves the right to edit or remove comments.

Comments under LifeSiteNews stories do not necessarily represent the views of LifeSiteNews.

0 Comments

    Loading...